11ª. semana del tiempo durante el año

La celebración del Santísimo Cuerpo y Sangre de Jesucristo ha abierto esta semana, como una de las últimas fiestas que interrumpen el ciclo dominical, en el que este año acompañamos a Jesús en su ministerio, guiados por el evangelio de san Mateo.

El mismo evangelista nos ha acompañado en la semana que pasó, y seguirá ayudándonos a escuchar a Jesús como nuevo y definitivo Moisés, promulgando, no un nuevo Decálogo, sino la plenitud del antiguo, en el que llamamos “Sermón de la Montaña”. Como dice el mismo Jesús, no vino a abolir la Ley y los Profetas, sino a ‘darles cumplimiento’. Su Cuerpo, que es la Iglesia, continúa esa misión. Confiamos, entonces, en el Señor que es fiel a sus promesas, mientras que, unidos a Él, renovamos nuestra vida eclesial para llegar a hacer lo que Él haría en nuestro lugar.

Durante la semana, Jesús nos enseñará cómo hacerlo: nos llamará a perdonar, a no resistir al mal, a amar a los enemigos, a confiar en el amor del Padre celestial, que conoce y aprecia nuestras acciones más secretas, y a imitarlo en nuestras relaciones con los demás. Nos mostrará, finalmente que debemos fiarnos del amor providente de Dios y no dejarnos inmovilizar por la carencia de bienes materiales.

En las lecturas del Antiguo Testamento, los ciclos de Elías y de Eliseo en los libros de los Reyes, nos mostrarán el reverso de la medalla: Los crímenes, las injusticias y sufrimientos que provoca una vida en la que un jefe se   idolatra a sí mismo y abusa del poder. Volvamos, entonces a la actitud de Pablo en el texto que escuchamos este domingo: Que nuestro único deseo sea agradarle, porque todos debemos comparecer ante el tribunal de Cristo.

El santoral de la semana permite recordar el viernes 19 a san Romualdo (+1027), que vivió en la península itálica, ermitaño y padre de la familia monástica camaldulense. Y, aunque corresponde ya a la próxima semana, el domingo 21, aunque no se celebra su memoria, podemos encomendarnos a san Luis de Gonzaga (1568-1591), joven estudiante jesuita que murió en Roma por dedicarse a cuidar a los afectados por una peste. Un ejemplo de desafiante actualidad.

 
 
[ABTM id=21297]

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Noticias Relacionadas

Francisco Javier también tuvo su propio camino de conversión

El Padre General, de camino a Pamplona para la apertura del Año Ignaciano, hizo una parada en el Santuario de San Francisco Javier, en Javier. Hay que recordar que el Año Ignaciano evoca, en primer lugar, la experiencia de conversión de Ignacio, que comenzó el 20 de mayo de 1521 en Pamplona, pero también incluirá el 400 aniversario de la canonización de Ignacio y Francisco Javier, que se celebrará el 12 de marzo de 2022. José María Vicente SJ, director del santuario y superior de la comunidad jesuita, da su testimonio.

El Papa: “Urge administrar la creación con responsabilidad mirando al futuro”

El Santo Padre Francisco ha enviado un mensaje en el marco del lanzamiento del Decenio de la ONU para la Restauración de los Ecosistemas, que iniciará mañana 5 de junio con la finalidad de asumir compromisos decenales “destinados a cuidar nuestra casa común”. El Papa pide poner la mirada en las futuras generaciones y hace hincapié en la urgente necesidad de convertirnos en “administradores responsables de la creación”.