20 de octubre: Francisco y líderes religiosos de todo el mundo rezan juntos por la paz

El encuentro que tuvo lugar en la plaza del Campidoglio en Roma, donde se sitúa el Ayuntamiento de la capital italiana, ha sido organizado por la Comunidad de Sant’Egidio, la organización católica fundada por Andrea Riccardi en Roma en 1968, a la luz del Concilio Vaticano II.
Participan representantes religiosos como el Patriarca de Constantinopla, Bartolomé I, el rabino jefe de Francia, Haïm Korsia, el secretario general de la Comisión Superior de la Fraternidad Humana, el musulmán Mohamed Abdelsalam Abdellatif o el represente budista, Shoten Minegishi. Además, de líderes políticos como el presidente italiano, Sergio Mattarella o la presidente de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, que al estar en cuarentena por la Covid-19, participará con un video-mensaje.
El encuentro por la paz lleva por título ‘Nadie se salva solo – Paz y Fraternidad’ y comenzará con un momento de oración ecuménica entre el Papa y los representantes de otras confesiones cristianas en la basílica romana de Santa María de Aracoeli.
Tras la ceremonia posterior con los discursos del Santo Padre y de los representantes de las grandes religiones del mundo en la Plaza del Capitolio se guardará un minuto de silencio por las víctimas de la guerra y de la pandemia.

PARTICIPA EN EL EVENTO ONLINE

¿Qué podemos hacer para promover la paz?
Sólo el Espíritu de Dios es capaz de cambiar las actitudes que engendran y alimentan el conflicto. Por eso la Congregación invita a los jesuitas de todo el mundo a la oración. A que pidan la conversión de la mente y el corazón, tanto en la oración personal como en la celebración de la Eucaristía, y que inviten a otros a que también lo hagan. Invitamos además a todas las Provincias a que luchen por la paz con los medios que estén a su alcance: redes sociales, centros sociales, instituciones educativas, parroquias o publicaciones. Recordamos por último las palabras del Papa Paulo VI: “Si deseamos la paz, trabajemos por la justicia”. Esas palabras nos recuerdan que cuando trabajamos por la justicia en el mundo, estamos tomando parte en la lucha por la paz…
La lucha por la justicia, por la paz y por la reconciliación, nos remiten a las raíces de la Compañía expresadas en la Formula del Instituto. La Congregación General ha insistido en ello, considerando que hoy es algo tan relevante – y urgente – como lo era cuando nuestros Primeros Compañeros fundaban la Compañía de Jesús. Esta presencia en la frontera de la guerra y la paz, es misión que nos toca a todos como jesuitas: novicios, escolares, hermanos, sacerdotes. Es propia de los que trabajan en un ministerio activo y de los que, ya retirados, se encuentran en nuestras enfermerías. Nos atañe, ya trabajemos en una parroquia o enseñemos en una facultad de teología, en un colegio, en un centro de espiritualidad o en cualquier otro ministerio. Es una misión que nos llama a una vida de comunidad más intensa, a sanar nuestras heridas y a una verdadera conversión, conscientes de que, en última instancia, la raíz de los conflictos está en un corazón humano internamente dividido.

 
-Congregación General 36ª
*Con información de Vatican News y Jesuits Global

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Noticias Relacionadas

Francisco Javier también tuvo su propio camino de conversión

El Padre General, de camino a Pamplona para la apertura del Año Ignaciano, hizo una parada en el Santuario de San Francisco Javier, en Javier. Hay que recordar que el Año Ignaciano evoca, en primer lugar, la experiencia de conversión de Ignacio, que comenzó el 20 de mayo de 1521 en Pamplona, pero también incluirá el 400 aniversario de la canonización de Ignacio y Francisco Javier, que se celebrará el 12 de marzo de 2022. José María Vicente SJ, director del santuario y superior de la comunidad jesuita, da su testimonio.

El Papa: “Urge administrar la creación con responsabilidad mirando al futuro”

El Santo Padre Francisco ha enviado un mensaje en el marco del lanzamiento del Decenio de la ONU para la Restauración de los Ecosistemas, que iniciará mañana 5 de junio con la finalidad de asumir compromisos decenales “destinados a cuidar nuestra casa común”. El Papa pide poner la mirada en las futuras generaciones y hace hincapié en la urgente necesidad de convertirnos en “administradores responsables de la creación”.