Alta convocatoria en inicio del Mes de la Solidaridad

Con la catedral de Santiago repleta se dio inicio este miércoles 1 de agosto al Mes de la Solidaridad 2018.
Al encuentro organizado por la Fundación Padre Hurtado, la Vicaría de la Pastoral Social y el Hogar de Cristo, asistió el Provincial de la Compañía de Jesús, P. Cristián del Campo SJ.
La ceremonia fue presidida por el Vicario de la Pastoral Social, Jorge Muñoz SJ, quien señaló que “nos toca iniciar este Mes de la Solidaridad en un contexto inédito en la Iglesia chilena, nunca antes nuestra Iglesia había estado tan debilitada, tan en crisis y con tanta falta de credibilidad. Tal vez por lo mismo, este mes tiene aún más sentido, desde esa solidaridad, desde recuperar el respeto básico que nos merecemos unos a otros, podemos construir una mejor Iglesia, que respete a todos y a todas”.
La actividad consistió en una oración cantada -en la guitarra estuvo el P. Cristóbal Fones SJ- y los testimonios de ocho personas que respondieron a la pregunta ¿Qué haría Cristo en mi lugar?, frase que formulara insistentemente el P. Alberto Hurtado SJ a la sociedad chilena hace ya más de 50 años.
Es precisamente esta pregunta el lema de este Mes de la Solidaridad, que nos interpela a ponernos permanentemente en el lugar del otro.
Hablaron Pía Mundaca, ex directora social de Techo, Benito Baranda, presidente de América Solidaria Internacional, José Yuraszeck SJ, capellán de las fundaciones Hogar de Cristo, la Hermana Nelly León, capellana del Centro Penitenciario femenino, entre otros, como miembros de la Pastoral de la Diversidad Sexual (Padis+) y el Instituto Católico Chileno de Migración (Incami).
Al final del evento, el padre Muñoz hizo un gesto en que pidió a los asistentes pararse, no en dirección al altar, sino mirándose unos frente a otros: “Serán ustedes mismos los que representan a ese pueblo de Dios y esos clamores de necesidad. Serán ustedes quienes lo envíen, a cada uno y cada una a distintos lugares, donde con lo que tenemos y lo que somos, queremos llevar la presencia de Cristo, la presencia del amor y la presencia del respeto”.
“Este año queremos invitar a los chilenos a detener la marcha y mirar a su entorno como lo haría el Padre Hurtado, quien se preguntaba constantemente qué haría Cristo si estuviera en su lugar. Asimismo, les pedía a sus colaboradores que hicieran lo mismo”, decía la convocatoria.
[masterslider id=”36″]
Fotos: Comunicaciones Arzobispado de Santiago. 

Compartir:

Facebook
Twitter

Noticias Relacionadas