Carlos Vidal SJ es ordenado diácono en Puerto Montt

A las 10.30 de la mañana del sábado 17 de marzo comenzó la misa en la que Carlos Vidal SJ fue ordenado diácono. La Eucaristía tuvo lugar en la Iglesia Catedral de Puerto Montt y fue presidida por el Arzobispo de la ciudad, monseñor Cristián Caro. Allí lo acompañaron sus familiares, amigos y compañeros.
Carlos Vidal SJ realizó su enseñanza media en el Colegio San Francisco Javier de Puerto Montt, donde comenzó a cultivar más profundamente el gusto por los estudios, el deporte, el conocimiento de la espiritualidad Ignaciana a través de la CVX y los Ejercicios espirituales, así como también una incipiente sensibilidad misionera y de justicia, gracias a las diversas actividades de servicio que el colegio le ofreció. Luego de un año de discernimiento, el 11 de marzo del 2007 ingresó al noviciado Jesuita en Melipilla, junto a Nicolás Oelckers, Felipe Bañados y José Tomás Vicuña.
Hacia el final de la ordenación, Carlos Vidal SJ realizó la Consagración a la Virgen: “Me consagro a ti para el servicio de la santa y pecadora Iglesia, y te pido para que, de la mano de la mínima Compañía de Jesús, pueda ser un fiel apóstol y discípulo de tu Hijo tan amado. Contigo quiero ir al encuentro de Dios que ha hecho su morada en el corazón de los más pobres”, afirmó.
[masterslider id=”27″]

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Noticias Relacionadas

Podcast sobre Seminarios de Ecología Integral

El Grupo de Ecología Integral de la Red de Centros Sociales de la Conferencia de Provinciales de América Latina y el Caribe (RCS/CPAL), pone a disposición de los interesados los audios en formato de podcast sobre los seminarios realizados durante el 2020.

Padre Hurtado nombrado Patrono de la Facultad de Derecho de U. Finis Terrae

Luego de trabajar intensamente en el proyecto, la Facultad de Derecho de la Universidad Finis Terrae nombró al Padre Hurtado como su Patrono. Esto significa en términos prácticos, que tanto para profesores como para alumnos, San Alberto es un modelo de santidad que quisieran imitar como juristas. Recordemos que el Padre Hurtado era de profesión, abogado.