Comunidad jesuita de Tirúa: “Es preciso escuchar”

En la versión de enero-junio de 2018, el boletín de la Fundación Lican aborda en su editorial el paso del Papa en enero por Temuco: “Francisco nos dijo que no hay un tipo de violencia, sino ‘violencias’. Que también es violencia ‘borrar con el codo, lo escrito con la mano’, porque frustra la esperanza”. Agregan que “si no escuchamos y miramos con más respeto a su gente y su cosmovisión, seguiremos repitiendo y generando esas violencias que no nos permiten caminar en paz”.
En el informativo, elaborado por Carlos Bresciani SJ, David Soto SJ y Juan Fuenzalida SJ, también se describen otras actividades en el territorio durante estos meses, como el encuentro de jóvenes mapuche del Wallmapu (Chile y Argentina), el trabajo del grupo de mujeres Alto Primer Agua que protege el agua de las quebradas, las acciones celebradas en la memoria del padre Mariano Campos SJ, el esfuerzo comunitario de ayudar con trabajos a alguna familia o comunidad que lo necesite y la visita de los estudiantes del San Ignacio El Bosque a Tirúa.
Puedes leer el boletín aquí.

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Noticias Relacionadas

Francisco Javier también tuvo su propio camino de conversión

El Padre General, de camino a Pamplona para la apertura del Año Ignaciano, hizo una parada en el Santuario de San Francisco Javier, en Javier. Hay que recordar que el Año Ignaciano evoca, en primer lugar, la experiencia de conversión de Ignacio, que comenzó el 20 de mayo de 1521 en Pamplona, pero también incluirá el 400 aniversario de la canonización de Ignacio y Francisco Javier, que se celebrará el 12 de marzo de 2022. José María Vicente SJ, director del santuario y superior de la comunidad jesuita, da su testimonio.

El Papa: “Urge administrar la creación con responsabilidad mirando al futuro”

El Santo Padre Francisco ha enviado un mensaje en el marco del lanzamiento del Decenio de la ONU para la Restauración de los Ecosistemas, que iniciará mañana 5 de junio con la finalidad de asumir compromisos decenales “destinados a cuidar nuestra casa común”. El Papa pide poner la mirada en las futuras generaciones y hace hincapié en la urgente necesidad de convertirnos en “administradores responsables de la creación”.