Dando forma a las Preferencias Apostólicas “sobre el terreno”


Han pasado sólo 11 meses desde que las “Preferencias Apostólicas Universales” (PAU) fueron aprobadas oficialmente por el Papa Francisco como misión para la Compañía de Jesús para los próximos 10 años. Las PAU constituyen la culminación de meses de discernimiento de las comunidades y obras jesuíticas de todo el mundo, para tratar de responder a una pregunta bien simple: “¿Dónde oímos, en la actualidad, la llamada de Cristo?”
La publicación de las PAU provocó una oleada considerable de actividad en la Compañía de Jesús, ya que tanto los jesuitas como sus colaboradores han tratado de establecer con fidelidad y precisión cómo el documento lleva a cambiar la forma de trabajar y de dar testimonio.
Durante estos 10 meses, hemos recogido fotos, videos y testimonios de la Compañía a lo largo y ancho del mundo. En estos documentos vemos al Padre General y a sus Asistentes viajar por numerosos países, buscando el compromiso de las comunidades y obras apostólicas de convertir las PAU en un documento vivo.
 

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Noticias Relacionadas

Francisco Javier también tuvo su propio camino de conversión

El Padre General, de camino a Pamplona para la apertura del Año Ignaciano, hizo una parada en el Santuario de San Francisco Javier, en Javier. Hay que recordar que el Año Ignaciano evoca, en primer lugar, la experiencia de conversión de Ignacio, que comenzó el 20 de mayo de 1521 en Pamplona, pero también incluirá el 400 aniversario de la canonización de Ignacio y Francisco Javier, que se celebrará el 12 de marzo de 2022. José María Vicente SJ, director del santuario y superior de la comunidad jesuita, da su testimonio.

El Papa: “Urge administrar la creación con responsabilidad mirando al futuro”

El Santo Padre Francisco ha enviado un mensaje en el marco del lanzamiento del Decenio de la ONU para la Restauración de los Ecosistemas, que iniciará mañana 5 de junio con la finalidad de asumir compromisos decenales “destinados a cuidar nuestra casa común”. El Papa pide poner la mirada en las futuras generaciones y hace hincapié en la urgente necesidad de convertirnos en “administradores responsables de la creación”.