Este 20 de octubre es la beatificación del jesuita Tiburcio Arnaiz

Este sábado 20 de octubre será beatificado en Málaga, España, el sacerdote jesuita Tiburcio Arnaiz Muñoz SJ, un promotor incansable de las misiones populares y de la participación de los laicos en la difusión de la fe.
El P. Tiburcio nació el 11 de agosto de 1865 en Valladolid (España) y a los 13 años entró en el Seminario Menor de esta diócesis, recibiendo a los 25 la ordenación sacerdotal. Sin embargo, en 1902 solicitó ingresar al noviciado de la Compañía de Jesús y diez años después hizo sus votos definitivos.
El Padre General, Arturo Sosa SJ, al comunicar la noticia ha dicho: “El P. Tiburcio Arnaiz fue un jesuita de recia y honda espiritualidad, bien arraigada en el Corazón de Jesús. Confiando sólo en Dios, tras la muerte de su madre declaró con inquebrantable convencimiento: ‘Ya no se me vuelve a morir a mí nadie, porque voy a morir yo a todo lo que no sea Dios'”.
Puedes leer la carta completa del Padre General aquí. 

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Noticias Relacionadas

Francisco Javier también tuvo su propio camino de conversión

El Padre General, de camino a Pamplona para la apertura del Año Ignaciano, hizo una parada en el Santuario de San Francisco Javier, en Javier. Hay que recordar que el Año Ignaciano evoca, en primer lugar, la experiencia de conversión de Ignacio, que comenzó el 20 de mayo de 1521 en Pamplona, pero también incluirá el 400 aniversario de la canonización de Ignacio y Francisco Javier, que se celebrará el 12 de marzo de 2022. José María Vicente SJ, director del santuario y superior de la comunidad jesuita, da su testimonio.

El Papa: “Urge administrar la creación con responsabilidad mirando al futuro”

El Santo Padre Francisco ha enviado un mensaje en el marco del lanzamiento del Decenio de la ONU para la Restauración de los Ecosistemas, que iniciará mañana 5 de junio con la finalidad de asumir compromisos decenales “destinados a cuidar nuestra casa común”. El Papa pide poner la mirada en las futuras generaciones y hace hincapié en la urgente necesidad de convertirnos en “administradores responsables de la creación”.