Javier Pérez Sj, espíritu de servicio y fidelidad al Evangelio


El lunes 18 de marzo partió al encuentro con el Señor el padre Javier Pérez SJ. La Eucaristía de funeral tuvo lugar en la Iglesia San Ignacio el miércoles 20 de marzo, y contó con la participación de familiares, amigos, y sus compañeros jesuitas.
En su homilía, Cristián del Campo SJ, Provincial de la Compañía de Jesús en Chile, lo recordó como un sacerdote que vivió con sencillez el espíritu de servicio hacia todo quien se relacionaba con él, pero sobre todo, hacia sus hermanos jesuitas al interior de la vida comunitaria. “Era silencioso, quitado de bulla, pero siempre proclamó la Buena Noticia, y se hizo cercano al Jesús pobre, enfermo y hambriento”.
El padre Javier Pérez SJ fue hasta el último día un jesuita fiel al Evangelio a través del servicio desinteresado y gratuito hacia los demás.
Jamás dejó de colaborar apostólicamente en el Hogar de Cristo, celebrando dos misas a la semana de forma permanente, con una fidelidad a toda a prueba a pesar de sus años.
Además, todos los días celebraba la Eucaristía para sus compañeros jesuitas de la Enfermería Provincial en Santiago, y a los que no se podían levantar, les llevaba la comunión a sus piezas. Tampoco dejaba de visitar a su hermana, con quien se reunía todos los domingos.
El padre Jorge Díaz SJ, superior de la Residencia San Ignacio hasta diciembre de 2018, lo recuerda como un hombre fiel a la Eucaristía, austero, callado, pero a la vez, muy acogedor con todas las personas que llegaban a la residencia.
Se levantaba muy temprano, cerca de las 5 de la mañana, y luego de rezar, se dirigía a la recepción para abrirle la puerta a los trabajadores de la residencia, saludarlos y recibirlos cariñosamente en el inicio de un nuevo día laboral. Luego en ese mismo lugar, se quedaba junto a la secretaria, leyendo o rezando.
Así era Javier, un hombre sencillo, de rutinas bien establecidas que estaban fuertemente ligadas al servicio.
 

 

 

 
 

Compartir:

Facebook
Twitter

Noticias Relacionadas