“Sin Lugar”: La impactante serie de Techo Chile que puedes ver online

Sin Lugar es una serie basada en hechos reales de familias con las que trabaja Techo para Chile. Personas que han sufrido las consecuencias de la falta de una vivienda o un barrio digno para vivir. Conoce estas tres historias invisibles y ayúdanos a dar a conocer la realidad de miles de personas en Chile. Colabora, construye, comparte. Que no nos gane la indiferencia

Fin de mes, Agua fría y Once, son historias que se basan en la vida de Catherine, Ruth y Sofía, tres mujeres que tienen algo en común: luchan por sacar adelante a sus familias a pesar de vivir en contextos adversos. Ellas representan la historia de miles de familias en Chile que viven excluidas de la ciudad.

Conócelas en las siguientes reseñas y videos y ayúdanos a visibilizar esta realidad a través de Techo.

Once

El jueves 2 de noviembre del 2017 parecía ser un día típico para la familia Catrillana Lizana. Olga, la hermana mayor, veía una serie; Ruth cuidaba a su guauga; Juan estaba en su pieza; y Ariel, el menor, jugaba PlayStation con la pareja de Ruth, Christian. Pasadas las 8, los hermanos se prepararon, como de costumbre, para tomar once.

Sólo faltaba Ruth Lizana (54), la mamá de los hermanos, quien excepcionalmente, llegaría tarde del trabajo.

Cuando la mesa estaba servida, comenzó una balacera. No era extraño que pasara. En la Villa Cordillera 2 de San Bernardo, era habitual que bandas rivales de narcotraficantes se enfrentaran, así que la familia Catrillana Lizana hizo lo que siempre hacía en esos casos: correr a la pieza y el baño para protegerse. Pero en una fracción de segundos, Olga se desplomó. Una bala le había atravesado el ojo.

Llamaron a Carabineros pero no llegaron. Una, dos, tres veces. La ambulancia. Una, dos, tres veces. Lo mismo. Nadie entró. La villa era zona roja. Christian y Juan tomaron a Olga en brazos, y sin pensarlo, partieron al Hospital El Pino entre balazos. Pero cuatro días después, en la noche del lunes 6 de noviembre, Olga falleció. Tenía 27 años. Hoy son miles de familias las que sufren violencia en sus barrios. Muchas familias de campamento llegaron por la inseguridad en sus barrios. Que esta historia y la realidad de esas familias no pasen desapercibidas. Colabora, construye, comparte. Que no nos gane la indiferencia.

Agua Fría

Una noche de junio del 2018, Sofía (26) lo perdió todo. Estaba junto a sus hijos, Dominique (8) y Alonso (7), y su hermana, Aileen (13), cuando de pronto notó que su casa se estaba incendiando.

Dominique y Alonso corrieron a pedir ayuda, y los vecinos rápidamente se organizaron lo mejor que pudieron para combatir el fuego. Sacaron los baldes, corrieron al canal y comenzaron a llevar el agua. 
En tan sólo minutos, formaron una cadena humana con baldes. 

Sofía estaba inmóvil. Sabía que sus hijos estaban bien, pero veía que su casa se quemaba y no podía dejar de llorar. Y a pesar de que los vecinos lograron que el incendio no se propagara, su casa se consumió por completo.

Al igual que otros campamentos en Chile, en el que vive Sofía, Sofía pudo re armar su vivienda después de un tiempo, pero hoy son más de 46 mil familias las que viven en campamento, sin acceso seguro a luz y agua.

Que la historia de Sofía y la realidad de miles de familias excluidas en Chile no pasen desapercibidas. Colabora, construye, comparte. Que no nos gane la indiferencia.

Fin de Mes

Catherine (30) llegó a Chile el 2013, junto a Leonardo (34), su pareja, y Daniela (5), su hija. Arrendaron un departamento en Colina por 80 mil pesos, justo frente al campamento Ribera Sur. Leonardo, quien sabía de construcción, comenzó a arreglar el departamento porque estaba en mal estado, pero una vez que los dueños se dieron cuenta, el arriendo comenzó a subir.

Todos los meses el valor era distinto, y cada vez se hacía más difícil pagarlo. Y de un momento a otro, les pidieron el departamento. No pudieron hacer mucho. Ninguno tenía papeles. Y sin tener dónde ir, se instalaron en el campamento. Compraron una casa pequeña, con goteras, sin agua, sin alcantarillado. “Acá las personas no son malas. Las circunstancias de la vida nos pone a uno acá. Es difícil, pero acá estamos. Sobreviviendo a esta realidad”.

5 de cada 10 familias llegan a vivir a un campamento porque no les alcanza para el arriendo. Desde el 2011, la cantidad de familias en campamentos ha aumentado un 70%.

Hoy son más de 46 mil las familias que viven en campamentos. Colabora, construye, comparte. Que no nos gane la indiferencia.

https://www.techo.org/chile/

Fuente: Techo Chile