El Padre Hurtado en los discursos y homilías del Papa Francisco en Chile

1. REUNIÓN CON LAS AUTORIDADES, LA SOCIEDAD CIVIL Y EL CUERPO DIPLOMÁTICO.
Palacio de la Moneda, martes 16 de enero de 2018.
“Ustedes tienen ante sí un desafío grande y emocionante: sigan trabajando para que la democracia, el sueño de sus padres, mucho más allá de los aspectos formales, sea realmente un lugar de encuentro para todos. Que sea un lugar donde todos, sin excepción, se sientan llamados a construir casas, familias y naciones. Un lugar, una casa, una familia, llamada Chile: generoso, acogedor, que ama su historia, que trabaja para el presente de su convivencia y mira con esperanza al futuro. Es bueno recordar aquí las palabras de San Alberto Hurtado: ‘Una nación, más que sus fronteras, más que su tierra, sus cordilleras, sus mares, más que su lengua o sus tradiciones, es una misión para cumplir’”.

2. SANTA MISA POR LA PAZ Y LA JUSTICIA.
Parque O’Higgins, martes 16 de enero de 2018.
“¡Siembra paz por proximidad, por proximidad! A fuerza de salir de la casa y mirar las caras, te encontrarás con los que se encuentran en dificultades, los que no han sido tratados como personas, como un digno hijo de esta tierra. Ésta es la única manera en que podemos tejer un futuro pacífico, tejer de nuevo una realidad que puede deshilacharse… El pacificador sabe que no es suficiente decir: no hago daño a nadie, porque, como dijo San Alberto Hurtado: ‘Es muy bueno no hacer el mal, pero es muy malo no hacer el bien’”.

3. REUNIÓN CON SACERDOTES, RELIGIOSOS Y RELIGIOSOS, CONSAGRADOS Y SEMINARISTAS.
Catedral de Santiago de Chile,  martes 16 de enero de 2018.
“En Jesús, nuestras heridas nos sirven de apoyo, nos ayudan a destruir los muros que nos aprisionan en una actitud elitista para estimularnos a construir puentes e ir a encontrar a tantos sedientos por el mismo amor misericordioso que solo Cristo puede ofrecernos… Veo con cierta preocupación que hay comunidades que viven con ansiedad por aparecer en la cartelera, ocupar espacios, aparecer y mostrarse, no arremangarse e ir a tocar la realidad dolorosa de nuestra gente fiel… Como el reflejo de ese santo chileno que nos advierte y nos pone en tela de juicio: ‘Entonces, todos los que se imponen por la uniformidad serán métodos falsos; todos aquellos que dicen orientarnos hacia Dios haciéndonos olvidar a nuestros hermanos; todos aquellos que nos hacen cerrar los ojos al universo, en lugar de enseñarnos a abrirlos para elevar todo al Creador de todo; todos aquellos que nos hacen egoístas y nos hacen caer en nosotros mismos’”.

4. ENCUENTRO CON LOS JÓVENES.
Santuario nacional de Maipú, miércoles, 17 de enero de 2018.
“Los jóvenes del Evangelio que escuchamos hoy querían esa ‘señal, buscando la señal que los ayudaría a mantener vivo el fuego en sus corazones’… Fueron guiados por Juan el Bautista. Y creo que ustedes tienen un gran santo que puede guiarlos, un santo que cantó con su vida: ¡Contento, Señor, contento!. Hurtado tenía una regla de oro, una regla para encender su corazón con ese fuego capaz de mantener viva la alegría… Y la contraseña de Hurtado para reconectarse, para mantener la señal era muy simple… Seguramente ustedes trajeron el teléfono … veamos … Me gustaría que lo peguen en sus teléfonos celulares. Hurtado se pregunta a sí mismo, y esta es la contraseña: ‘¿Qué haría Cristo en mi lugar?’. ¿Qué haría Cristo en mi lugar en la escuela, en la universidad, en la calle, en casa, con amigos, en el trabajo; frente a ls que hacen los matones: ¿Qué haría Cristo en mi lugar?. Cuando vas a bailar, cuando haces deportes o vas al estadio: ¿Qué haría Cristo en mi lugar?. Esta es la contraseña. Éste es el encargo de encender nuestros corazones, encender la fe y la chispa en nuestros ojos”.

5. VISITA A LA PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATÓLICA DE CHILE.
Universidad Católica, miércoles 17 de enero de 2018.
“La historia de esta universidad está entrelazada, en cierto modo, con la historia de Chile. Hay miles de hombres y mujeres que, entrenados aquí, han llevado a cabo tareas importantes para el desarrollo de su tierra natal. Me gustaría mencionar en particular la figura de San Alberto Hurtado, en este año centenario desde que comenzó sus estudios aquí. Su vida se convierte en un claro testimonio de cómo la inteligencia, la excelencia académica y el profesionalismo en el trabajo, armonizados con la fe, la justicia y la caridad, lejos de verse disminuidos, adquieren una fuerza que es la profecía, capaz de abrir horizontes e iluminar el camino, especialmente para aquellos descartados por la sociedad, especialmente hoy, cuando esta cultura de residuos está en boga”.

6. SANTA MISA Y CELEBRACIÓN FRATERNAL PARA LA INTEGRACIÓN DE LAS PERSONAS, EN HONOR DE NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN, MADRE Y REINA DE CHILE.
Playa Lobito, Iquique, jueves 18 de enero de 2018.
“Porque Cristo ‘vino a este mundo para no hacer su trabajo solo, sino con nosotros; el milagro lo hace con nosotros, con todos nosotros, para ser la cabeza de un gran cuerpo cuyas células vivientes somos nosotros: libres y activos’ “. (Frase de San Alberto Hurtado, en Meditaciónde Semana Santa para jóvenes, 1946).

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Noticias Relacionadas

Francisco Javier también tuvo su propio camino de conversión

El Padre General, de camino a Pamplona para la apertura del Año Ignaciano, hizo una parada en el Santuario de San Francisco Javier, en Javier. Hay que recordar que el Año Ignaciano evoca, en primer lugar, la experiencia de conversión de Ignacio, que comenzó el 20 de mayo de 1521 en Pamplona, pero también incluirá el 400 aniversario de la canonización de Ignacio y Francisco Javier, que se celebrará el 12 de marzo de 2022. José María Vicente SJ, director del santuario y superior de la comunidad jesuita, da su testimonio.

El Papa: “Urge administrar la creación con responsabilidad mirando al futuro”

El Santo Padre Francisco ha enviado un mensaje en el marco del lanzamiento del Decenio de la ONU para la Restauración de los Ecosistemas, que iniciará mañana 5 de junio con la finalidad de asumir compromisos decenales “destinados a cuidar nuestra casa común”. El Papa pide poner la mirada en las futuras generaciones y hace hincapié en la urgente necesidad de convertirnos en “administradores responsables de la creación”.