Reflexiones después del Plebiscito Nacional

Por Cristian Igor SJ
Hoy ha sido un día histórico en nuestro país. El soberano, que es el pueblo, se manifestó a favor de la redacción de una Nueva Constitución Política de la República de Chile y un modelo de desarrollo a escala humana.
Su altísima votación marca una tendencia indiscutible, es la salida pacífica e institucional a una grave crisis socio-política que demanda justicia social y marca el paso definitivo para el fin de la “transición” a la democracia.
El Apruebo y la Convención Constitucional -por un amplio margen-  son una fuerte señal en tanto voto de castigo a la clase política que ha sido parte esencial del problema, anulando todo prejuicio contra el proceso constituyente, superando la idea de que la Constitución no tiene nada que ver con las demandas sociales, una campaña del terror/desinformación a partir de los violentistas de siempre y con el mérito de este acto republicano en medio de una pandemia en curso.
En este Plebiscito no existen vencedores ni vencidos; el principal ganador es el país entero que logró volver su mirada hacia “lo público”, traspasando el individualismo ambiental mediante la revalorización de la política (en el amplio sentido de la palabra), la participación social y el ejercicio de la ciudadanía; legitimando plenamente el proceso que comienza.
No seremos Cuba ni Venezuela, seguiremos siendo Chile que profundiza su identidad desde todos/as, especialmente a partir de su “despertar a la conciencia”, gracias al movimiento social y a los jóvenes.
En esta misma línea, uno de los principales desafíos en el corto plazo es continuar con la presión social para facilitar el acceso de los independientes como candidatos constituyentes, que permitan una mixtura de mayor heterogeneidad ciudadana en representación de la sociedad civil organizada.
Ya con el último balance respecto al plebiscito, pienso en algunos aspectos interesantes a considerar en los resultados: a) Aunque sea obvio, el porcentaje de diferencia entre el Apruebo/Rechazo y bajo qué modalidad; b)  porcentaje de votantes en relación al total del padrón electoral; c) cantidad de personas inhabilitadas para votar (privados de libertad y enfermos por Covid-19, por nombrar algunos); d)  porcentaje de votos blancos y nulos; e)  voto femenino; f) participación juvenil; g) votación de chilenos en el extranjero.
Sin duda, ha sido una jornada impecable, inédita y esperanzadora…

Compartir:

Facebook
Twitter

Noticias Relacionadas

Hablemos de espiritualidad ecológica

La Red Juvenil Ignaciana de la provincia chilena, a través de su plataforma Tiempo Magis, presenta un Ciclo de conversatorios sobre Espiritualidad Ecológica, en este camino de reflexión en torno a la crisis Socio Ambiental y Ecológica que afecta a nuestra casa común.