Sexta Semana de Pascua

 Nos acercamos ya al día cuarenta del Tiempo Pascual. En conformidad con el dato de la Escritura, el jueves de la semana que comenzamos este domingo, se podría celebrar la solemnidad de la Ascensión, como ocurre en otras iglesias locales y otras iglesias cristianas. Pero en nuestro país y en muchos otros, la celebración se ha trasladado al domingo siguiente, para un mejor entendimiento con la sociedad civil. De todas maneras, el Evangelio de este domingo tiene la fuerza del cariño íntimo con que Jesús se despide de sus discípulos: “Como el Padre me amó, yo los he amado a ustedes… permanezcan en mi amor… Ámense unos a otros como Yo los he amado”. Son palabras de Jesús que escuchamos después que la primera carta de san Juan nos ha dicho: “El que no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es amor”. 

En la semana, continuaremos escuchando la profundamente cariñosa despedida de Jesús, que no omite anunciar los dolores y rechazos que experimentarán los que le siguen. Pero invita a confiar en el triunfo final: “Pidan y recibirán, y tendrán una alegría que será perfecta”, señala.

En los momentos que vivimos como Iglesia en Chile, podemos sentir la tentación de escuchar  estas bellas palabras de Jesús, y quedarnos mirando al cielo, de donde vendrá la solución de todos los problemas… Pero no se trata de eso. El ‘estado de oración’ al que nos llamó Francisco en la carta a nuestros obispos, ¡no es un estado de evasión! Es querer ver nuestra realidad como la ve Jesús, para que podamos hacer lo que Él haría en nuestro lugar… y que podamos todos: El Papa, nuestros obispos, todos los miembros de esta Iglesia que peregrina en Chile hacia el lugar que Jesús nos está preparando. Tenemos que mirar todo con los ojos de Jesús… ¡hasta los pecados, errores y delitos que han sido causa del momento que vivimos!  Y no olvidemos que hay errores que son peores que delitos. Las palabras de Jesús en estos días, nos reconfortan para que tengamos el valor de convertirnos… para que tengamos el valor de mirarnos como miembros de la misma familia…, del mismo cuerpo de Cristo! Que tengamos el valor de pedir perdón y de perdonar. Que tengamos también el valor de no juzgar a los otros, sino de mirarnos como propone san Ignacio en el “Presupuesto” de los Ejercicios espirituales: “todo buen cristiano ha de ser más pronto a salvar la proposición del próximo, que a condenarla”. El Papa solo no puede reformar la Iglesia, si no nos reformamos todos. Y habrá que tener paciencia porque cuando queremos llegar todos juntos a un lugar, hay que ir al ritmo de los más lentos, sin dejarnos vencer por la fatiga ni el desaliento.

Prácticamente al mismo tiempo que la carta a nuestros obispos, el Papa llamó a toda la Iglesia a atreverse a buscar la santidad: “Alégrense y Exulten” es la consigna con que comienza su llamado. Los textos del libro de los Hechos de los apóstoles que leemos y escuchamos en la semana nos hacen mirar con realismo y esperanza la acción del Espíritu en la Iglesia.

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Noticias Relacionadas

Francisco Javier también tuvo su propio camino de conversión

El Padre General, de camino a Pamplona para la apertura del Año Ignaciano, hizo una parada en el Santuario de San Francisco Javier, en Javier. Hay que recordar que el Año Ignaciano evoca, en primer lugar, la experiencia de conversión de Ignacio, que comenzó el 20 de mayo de 1521 en Pamplona, pero también incluirá el 400 aniversario de la canonización de Ignacio y Francisco Javier, que se celebrará el 12 de marzo de 2022. José María Vicente SJ, director del santuario y superior de la comunidad jesuita, da su testimonio.

El Papa: “Urge administrar la creación con responsabilidad mirando al futuro”

El Santo Padre Francisco ha enviado un mensaje en el marco del lanzamiento del Decenio de la ONU para la Restauración de los Ecosistemas, que iniciará mañana 5 de junio con la finalidad de asumir compromisos decenales “destinados a cuidar nuestra casa común”. El Papa pide poner la mirada en las futuras generaciones y hace hincapié en la urgente necesidad de convertirnos en “administradores responsables de la creación”.