Una Misión de reconciliación en la justicia

Los provinciales de la CPAL, reunidos en Asunción – Paraguay en el marco del 20º aniversario de la Conferencia, queremos compartir con ustedes nuestra profunda preocupación y algunas consideraciones ante la grave crisis sociopolítica que atraviesa el continente.

Entendemos que esta situación es expresión de injusticias estructurales que han llevado a la población al desencanto con sus gobiernos, a la legítima protesta ciudadana y a la exigencia de cambios estructurales profundos. Los estudios del Latinobarómetro muestran que la insatisfacción con las actuales “democracias” pasó de ser de 56% en 1991 a ser 71% en 2018; y, en este último año, sólo 46% de la población dice apoyar la democracia como forma de gobierno. Se trata de una realidad que atañe tanto a los gobiernos llamados capitalistas como aquellos que se proclaman socialistas.

Las causas de la crisis actual están vinculadas estrechamente a la inequidad existente, pues seguimos siendo el continente más desigual del planeta; a la exclusión económica y política de la mayoría de la población, a la privatización del Estado por parte de las élites económicas o políticas, al dominio de formas autoritarias de gobierno que se colocan por encima de la legalidad y el bien común, y a una cultura antidemocrática que permea la gran mayoría de las instituciones de nuestra sociedad.

La gente siente no sólo que sus gobiernos no dan respuesta a los problemas fundamentales de acceso y ejercicio de sus derechos sociales y a la creciente inseguridad, sino que son en muchos casos producto y promueven la impunidad, la mentira, el abuso de poder, la concentración de la riqueza, y la corrupción pública y privada. Estas y otras realidades explican, en parte, las protestas, manifestaciones y movilizaciones que se suceden en varios de nuestros países, pero de ninguna manera justifican el uso de la violencia como instrumento de presión o de resolución de los conflictos sociales.

Nos preocupan y duelen especialmente las situaciones sociopolíticas de Haití, Chile, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Honduras y Venezuela. Las situaciones más críticas actuales se encuentran en esos países hermanos, pero constatamos que es todo el continente el que está dominado por estructuras injustas que producen sufrimiento, exclusión, marginación y agresión contra la vida en todas sus formas, sobre todo la de los más pobres y vulnerables.

Frente a esta realidad injusta, desafiante y dolorosa, como miembros de la Compañía de Jesús -personas e instituciones- estamos llamados a “una misión de reconciliación y de justicia” que la fe nos exige. Nuestras Preferencias Apostólicas Universales nos invitan a acompañar y caminar junto a las poblaciones excluidas y vulneradas en sus derechos. Ellas son una llamada de Dios a promover el cambio de las estructuras generadoras de injusticia y participar junto con otras personas e instituciones – especialmente con los jóvenes- en la construcción de un futuro de esperanza para todo lo creado.

Estamos firmemente convencidos de que la construcción de sociedades verdaderamente democráticas es una tarea que incumbe a todos los actores sociales independientemente de las tendencias políticas que representen a través de un ejercicio ciudadano ético y comprometido; afirmamos que la más amplia y transparente participación popular es necesaria para la consolidación de democracias verdaderas; celebramos la solidaridad entre los pueblos latinoamericanos, al mismo tiempo que rechazamos cualquier intervención que venga a vulnerar la soberanía de las naciones del continente; y estamos convencidos de que las acciones que usan la violencia como medio de protesta o como forma de resolución no conducen a la construcción de las sociedades que deseamos.

Saludamos en particular a los pueblos que están en situación de graves conflictos sociopolíticos y ambientales. Nos sentimos cercanos de todas las víctimas y de sus familias. Les aseguramos nuestra oración y les manifestamos toda nuestra solidaridad.

Queremos enviar un mensaje especial de cercanía y apoyo a los compañeros Ismael Moreno, S.J, director del ERIC/ Radio Progreso en Honduras, José Alberto Idiáquez, SJ, rector de la Universidad Centro Americana de Managua, y José Domingo Cuesta Cañate, SJ, rector del Colegio Centro América en Managua, Nicaragua, así como a todos los colaboradores de esas queridas instituciones, quienes se ven hoy asediados y atacados continuamente por grupos vinculados a los poderes gubernamentales a causa de su clara defensa de la libertad, de la justicia y de la democracia en sus trabajos de educación, comunicación y acción social que reconocemos como expresión de un compromiso auténticamente evangélico y plenamente eclesial.

Confirmamos a todos los compañeros y compañeras en la misión nuestro compromiso decidido en la lucha no violenta por una vida digna para todos y todas, siguiendo el ejemplo trazado por San Romero de América y los compañeros y compañeras mártires de la UCA de San Salvador, en este día en que celebramos los 30 años de su supremo testimonio.

“Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados. Bienaventurados los que trabajan por la paz porque ellos serán llamados hijos de Dios” (Mt 5, 6.9).

Provinciales y superiores regionales Jesuitas de la CPAL Conferencia de Provinciales jesuitas de América Latina y El Caribe Asunción, Paraguay – 16 de noviembre de 2019

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Noticias Relacionadas

Francisco Javier también tuvo su propio camino de conversión

El Padre General, de camino a Pamplona para la apertura del Año Ignaciano, hizo una parada en el Santuario de San Francisco Javier, en Javier. Hay que recordar que el Año Ignaciano evoca, en primer lugar, la experiencia de conversión de Ignacio, que comenzó el 20 de mayo de 1521 en Pamplona, pero también incluirá el 400 aniversario de la canonización de Ignacio y Francisco Javier, que se celebrará el 12 de marzo de 2022. José María Vicente SJ, director del santuario y superior de la comunidad jesuita, da su testimonio.

El Papa: “Urge administrar la creación con responsabilidad mirando al futuro”

El Santo Padre Francisco ha enviado un mensaje en el marco del lanzamiento del Decenio de la ONU para la Restauración de los Ecosistemas, que iniciará mañana 5 de junio con la finalidad de asumir compromisos decenales “destinados a cuidar nuestra casa común”. El Papa pide poner la mirada en las futuras generaciones y hace hincapié en la urgente necesidad de convertirnos en “administradores responsables de la creación”.