(Madrid, España; 4 de junio de 2020)

Más de 70.000 personas de cincuenta países han participado en una vigilia de oración de Pentecostés en línea que unió a la familia jesuita e ignaciana mundial en una escala sin precedentes. La compleja empresa tuvo lugar en la noche del 30 de Mayo en tres zonas horarias distintas en todo el mundo. Después de que el Padre General de los jesuitas, Arturo Sosa, S.J., diera la bienvenida a los participantes, éstos oraron juntos, escucharon testimonios, y el momento álgido de la vigilia fue una interpretación multilingüe del antiguo himno, Veni Creator Spiritus, durante la cual los participantes encendieron velas mientras oraban para que el Espíritu de Dios viniera con fuerza al mundo en medio de esta pandemia.

“El evento fue un verdadero momento de Pentecostés”, dijo el P. James Hanvey, S.J., secretario mundial de la fe de la curia general de los jesuitas en Roma, “COVID-19 está devastando nuestro planeta, y qué mejor respuesta que rezar, como comunidad mundial: ‘Ven Espíritu Santo, y renueva la faz de la tierra’. Y, al igual que aquel primer Pentecostés, cuando los hablantes de muchos idiomas diferentes podían entender lo que los apóstoles guiados por el Espíritu estaban comunicando, también durante esta Vigilia: todos rezamos y hablamos en diferentes idiomas, pero todos nos sentimos unidos y nos entendemos. El evento resultó ser mucho más poderoso de lo que esperábamos o imaginábamos.” Una grabación de la media hora de vigilia sigue disponible en la web Pentecost.jesuitas.global

Una docena de jesuitas y colaboradores laicos procedentes de nueve países sirvieron como el comité organizador inicial, pero la Vigilia fue acogida, patrocinada y promovida por docenas de redes jesuitas en todo el mundo, lo que explica su éxito. Dani Villanueva, S.J., Vicepresidente Ejecutivo de la Fundación Entreculturas y líder de la iniciativa jesuit.network – una de las plataformas organizadoras –  afirma “hemos logrado activar las redes jesuitas e ignacianas de todo el mundo, en una estrategia de coordinación totalmente nueva en escala. Estimamos que hasta un millón de personas recibieron aviso de la Vigilia, que ha sido promovida y amplificada desde todas nuestras conferencias de provincias en el mundo. Creemos que es el momento de empezar a ensayar con estrategias globales a partir de las cuales poder proyectar otras posibles dinámicas que ahora apenas llegamos a imaginar. Debido a la falta de conectividad en algunos lugares del mundo son muchos los que no pudieron conectarse, pero estamos recibiendo multitud de mensajes sobre el positivo impacto que ha tenido el saber que, a pesar del aislamiento causado por la pandemia, la comunidad ignaciana mundial estaba rezando con y por ellos.”.

Aunque este fue el primer esfuerzo para reunir a la familia Ignaciana a tal escala, no será el último. “Ya hemos empezado a pensar en cómo nos reuniremos de nuevo para rezar y celebrar el día de San Ignacio, el 31 de julio”, dijo Robert Ballecer, S.J., que dirige los esfuerzos de los nuevos medios de comunicación en la sede de los jesuitas en Roma.

“La oración es sólo una dimensión del impacto que puede tener el trabajar como una red, hay potencial para mayores acciones para responder a las necesidades de nuestras comunidades y de la Tierra” añadió Christopher Kerr, que dirige la organización Ignatian Solidarity Network en los Estados Unidos. “El compromiso on-line en los últimos dos meses ha aumentado exponencialmente. Estamos viendo cómo muchas personas de la red ignaciana sienten gran deseo de reunirse, aunque sea virtualmente, para rezar juntos, pero también para promover la educación y movilizarse en defensa de la justicia social, e incluso para establecer conexión con otros exalumnos/as y avanzar en su formación en espiritual ignaciana”.

La compleja logística de la Vigilia se concibió, planificó y ejecutó en menos de treinta días; la experiencia de la planificación y el éxito de la Vigilia resultaron ser muy reveladores y estimulantes para los participantes. JBoy Gonzalez, S.J., de la Jesuit Communications Foundation en Manila, afirmó: “muchos de los que compartieron oraciones o testimonios durante la Vigilia fueron testigos de cómo el Espíritu Santo ha estado actuando en sus vidas y trabajos de maneras que nunca podrían haber anticipado. Parece que estamos descubriendo nuestro ser familia jesuita e Ignaciana y cómo Dios nos ha bendecido con esta asombrosa red de escuelas, parroquias, centros de espiritualidad, iniciativas de justicia social y otros innumerables ministerios en todo el mundo. La tecnología nos ha dado algunas herramientas para activar y fecundar esta vasta red, pero hasta ahora, no nos hemos dado cuenta, y mucho menos utilizado nuestro potencial. Tal vez la Vigilia de Pentecostés ha sido el momento en que el Espíritu Santo nos ha dado una llamada de atención: La Iglesia y el mundo necesitan que aprovechemos mejor esta asombrosa red para la Mayor Gloria de Dios. AMDG!”

La Vigilia de treinta minutos y un montaje de vídeo de las fotografías publicadas desde todo el mundo sigue disponible en Pentecost.jesuits.global. Los organizadores invitan a todas las personas interesadas no sólo a rezar a través de la Vigilia, sino también a compartir sus propias oraciones, peticiones o comentarios en Facebook, Twitter o Instagram con el hashtag #TogetherAMDG. El equipo dinamizador está invitando también a todos aquellos que estén interesados en ayudar a dinamizar que contacten con info@jesuit.network con sugerencias de qué tipo de eventos o iniciativas podrían ser promovidas en esta red. 

NOTA DE PRENSA

Contacto: Cristóbal Fones

Correo electrónico: cfones@gmail.com

Dibujo de portada: Javiera Celeste de 7 años, enviado en nuestro especial #PentecostésDistinto

Compartir noticia