Vigésima novena semana del tiempo durante el año

Tradicionalmente, este domingo se llama “Domingo mundial de misiones” (DOMUND) para que todos los miembros de la Iglesia recordemos y contribuyamos con la oración y las limosnas a sostener espiritual y materialmente la tarea misional de la Iglesia.

En los últimos años, varias veces hemos sido llamados a ser ‘misioneros/as’: hace seis años hubo un Sínodo de los obispos dedicado a la Nueva Evangelización, que fructificó en la exhortación apostólica Evangelii Gaudium (= La Alegría del Evangelio), documento casi programático del Papa Francisco, elegido seis meses después del Sínodo. Este año, el mismo Papa nos ha llamado a alegrarnos y regocijarnos (Gaudete et exsultate), porque hemos sido llamados a la santidad.  Pero el contexto eclesial actual hace que nos preguntemos: ¿alegrarnos de qué?,  ¿de qué manera? ¿Evadiéndonos de nuestra situación?

Estamos nuevamente en estado de sínodo, con un tema que tiene también algo de misionero: Los Jóvenes, la Fe y el discernimiento vocacional. Si alguna persona lo entendió como un problema de reclutamiento de personal apostólico, ya en la inauguración el Papa llamó a los padres sinodales a pedir la acción del Espíritu para ser renovados en la “capacidad de soñar y esperar”. Porque el problema fundamental sigue siendo misionero: Cómo comunicar la fe, de manera que ilumine el camino por el que el Señor llama a cada joven.

Jesús, en este domingo, no nos invita a una marcha triunfal, ni menos a un viaje turístico… Ni siquiera subraya el llamado a dejar el lugar donde vivimos. Jesús llama a Santiago y Juan a beber el mismo trago amargo que Él, y a pasar por el mismo bautismo (que hay que entender como “sepultura”) que Él. Y a todos sus discípulos nos dice que quien quiera tener autoridad en la comunidad debe ser el servidor de todos. Nos llama, entonces, a compartir su propio camino, ya anunciado en las palabras de Isaías en la primera lectura (Is. 53,10-11), reforzadas por la presentación de nuestro “Sumo Sacerdote” en la carta a los Hebreos, que leemos y escuchamos a continuación. Si sacamos las consecuencias de estaMesa de la Palabra, tenemos que reconocer que los males que hoy nos aquejan, proceden de que imitamos a Santiago y Juan: tanto clérigos como laicos buscamos alguna porción de poder en la comunidad. No escuchamos a Jesús que nos llama a ser “discípulos misioneros” por el camino del servicio y la humildad. Evangelizar es servir… y servir desde abajo. No desde el poder y la fuerza. Ése es el camino a la Alegría auténtica, no nuestros planes y criterios.

En la semana seguiremos recibiendo en la Mesa de la Palabra la carta a los Efesios y el evangelio de san Lucas. Seguimos saboreando, con la ayuda de san Pablo el misterio insondable del amor de Dios que nos in-corpora a Cristo y nos renueva en Él. Mientras tanto, escuchamos a Jesús que nos advierte que debemos estar preparados, y dispuestos a morir con Él. Algo que ya ha ocurrido sacramentalmente en nuestro bautismo, y que debe hacerse realidad en nuestra vida cotidiana.

En el santoral de la semana, el lunes 22 se propone la celebración de la memoria de san Juan Pablo II (1920-2005), en el aniversario del inicio de su pontificado. El martes 23, aniversario de la canonización de san Alberto  Hurtado, se puede recordar a san Juan de Capistrano, insigne predicador franciscano (+1456); el 24 es la memoria de san Antonio María Claret (+1870), obispo, fundador de los misioneros Hijos del Corazón de María.

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Noticias Relacionadas

Francisco Javier también tuvo su propio camino de conversión

El Padre General, de camino a Pamplona para la apertura del Año Ignaciano, hizo una parada en el Santuario de San Francisco Javier, en Javier. Hay que recordar que el Año Ignaciano evoca, en primer lugar, la experiencia de conversión de Ignacio, que comenzó el 20 de mayo de 1521 en Pamplona, pero también incluirá el 400 aniversario de la canonización de Ignacio y Francisco Javier, que se celebrará el 12 de marzo de 2022. José María Vicente SJ, director del santuario y superior de la comunidad jesuita, da su testimonio.

El Papa: “Urge administrar la creación con responsabilidad mirando al futuro”

El Santo Padre Francisco ha enviado un mensaje en el marco del lanzamiento del Decenio de la ONU para la Restauración de los Ecosistemas, que iniciará mañana 5 de junio con la finalidad de asumir compromisos decenales “destinados a cuidar nuestra casa común”. El Papa pide poner la mirada en las futuras generaciones y hace hincapié en la urgente necesidad de convertirnos en “administradores responsables de la creación”.