“Yo te canto”: El nuevo videoclip de Jesuitas Acústico en el Día de la Vida Consagrada

Con alegría ponemos a su disposición un nuevo video de Jesuitas Acústico, que nos puede ayudar a seguir celebrando el Amor que sostiene nuestro compromiso con “la fe que busca la justicia”. El estreno se realiza este Domingo 2 de febrero, Día de la Vida Consagrada, y muestra la realización de la canción “Yo te canto”.
Esta canción nos pone en contacto con una fe que hunde sus raíces en nuestro pueblo y en nuestro suelo. Es la fe en que Dios, pase lo que pase, está siempre habitando y trabajando en medio de nosotros, construyendo amorosamente su Reino en medio de la comunidad y a través de ella.
Le preguntamos a Jorge Ochoa, miembro de Jesuitas Acústico, sobre la elección de este tema.
¿Cómo nació esta canción?
Un grupo de estudiantes jesuitas de Chile y Perú, llamado Elicura, compuso este tema en los años 80, en plena dictadura militar, en medio de una gran represión, de muchísima dureza política, y con gran tentación a la desesperanza. La canción, con texto de Luis Távara, narra cómo Dios estaba presente ahí mismo, en medio del pueblo que lucha cada día por resistir la injusticia y mantenerse firme en su compasión.
¿Qué significó para los jesuitas en ese momento de la historia?
Por la represión que se vivía, la canción no pudo entonces difundirse en grande, fue algo clandestino. Representaba la esperanza de ver un país re-construido, de reconocer a Dios presente resistiendo con ellos, sufriendo con ellos.
Fernando, uno de los jesuitas del grupo Elicura, subraya la frase de la canción que dice: “El Señor está al centro, dando la batalla con todo su fuego”. Señala que luego otro cantautor la retomó cambiando la palabra “Señor” por “amor” para hacerla más universal, lo que fue muy bueno, pero perdiendo el mensaje central de que es en el Señor donde estaba la esperanza.
Y hoy, ¿qué puede representar para nosotros?
Es el canto de la fe que se vive de cara al pueblo de Dios, que se goza y se duele cada día en el trabajo y en la fiesta, en la acción y la oración. Ya no sólo es el pueblo chileno, sino todos los pueblos americanos que nos han dado la fe y la vocación. Con ellos buscamos la fe y la justicia, en reconciliación.
Prácticamente todos nuestros pueblos americanos mantienen la esperanza en medio de situaciones difíciles, unos con crisis intensas, otras con dureza crónica; todos viendo desgastarse nuestra casa común y siendo estrujados por decisiones políticas y económicas que les son ajenas, pero que les complican la vida cada vez más. Queremos recordar que el Señor siempre se nos ha hecho presente en medio de este pueblo que trabaja y que celebra, en sus sudores, en sus luchas, y en su juego alegre. Eso nos han enseñado ellos y eso queremos cantar en esta canción.
El Señor está dando la batalla, y está animando con esperanza el corazón. Yo te canto es alabanza y memoria de que Él es el Señor que nos sacó de Egipto, es el Señor que estaba dando la batalla en la dictadura, y que es el Señor quien nos acompaña hoy a lo largo del continente.
*Agradecemos la colaboración de Rodrigo Rosales, S.J. para la elaboración de este comentario.

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Noticias Relacionadas

Francisco Javier también tuvo su propio camino de conversión

El Padre General, de camino a Pamplona para la apertura del Año Ignaciano, hizo una parada en el Santuario de San Francisco Javier, en Javier. Hay que recordar que el Año Ignaciano evoca, en primer lugar, la experiencia de conversión de Ignacio, que comenzó el 20 de mayo de 1521 en Pamplona, pero también incluirá el 400 aniversario de la canonización de Ignacio y Francisco Javier, que se celebrará el 12 de marzo de 2022. José María Vicente SJ, director del santuario y superior de la comunidad jesuita, da su testimonio.

El Papa: “Urge administrar la creación con responsabilidad mirando al futuro”

El Santo Padre Francisco ha enviado un mensaje en el marco del lanzamiento del Decenio de la ONU para la Restauración de los Ecosistemas, que iniciará mañana 5 de junio con la finalidad de asumir compromisos decenales “destinados a cuidar nuestra casa común”. El Papa pide poner la mirada en las futuras generaciones y hace hincapié en la urgente necesidad de convertirnos en “administradores responsables de la creación”.