Segunda semana del tiempo durante el año

Esta semana que para nosotros en Chile es especialmente “papal”, se abre con la escena en que Jesús señala a Simón, el hermano de Andrés, la que será su misión: “Tú te llamarás Cefas”, “que traducido significa piedra,” agrega el evangelista…

Pedro es la piedra básica de la construcción, que deberá pasar aún por una fuerte experiencia de pulimento, para poder, finalmente, confirmar a los hermanos. Su sucesor es quien nos visitará en la semana que se inicia, para llamarnos a ser una Iglesia que no se encierra, sino que sale a llevar la alegría del Evangelio. Una Iglesia que, en medio de la batalla contra “el príncipe de este mundo”, debe aprender a ser hospital de campaña, que socorra con urgencia a los heridos y moribundos.

Si la imagen del hospital nos evoca un ambiente bélico, éste se ve reforzado por los comentarios alrededor de la visita del Papa: No cabe duda de que la mayoría del Pueblo de Dios, acoge con esperanza y alegría la visita del Pastor universal. Esa mayoría de ‘humildes y sencillos’ que sienten que Francisco habla con lenguaje cercano sobre los problemas que más nos acosan en el mundo de hoy. Pero también hay un buen número de heridos ‘por fuego amigo’: Las víctimas de abusos por parte de ministros y personas supuestamente ‘consagradas’ de la Iglesia, y víctimas también de maneras erradas de enfrentar esas situaciones.  A la vez, se produce una despiadada e indiscriminada búsqueda de culpables, sin mucha atención a la manera como Jesús nos llama a corregir a quien obra mal en la comunidad. Es cierto que en una sociedad global y mediática, se requieren remedios urgentes para las situaciones y conductas negativas, pero la  exposición mediática produce generalizaciones indebidas y deja otro tipo de heridas. Como Natanael (a quien no alcanzamos a escuchar en este domingo), muchas veces preguntamos: De aquí (x), ¿puede salir algo bueno?  Y lo que nos sostiene es la confianza en la acción del Espíritu, que puede mostrarnos que esta Iglesia concreta, siempre necesitada de conversión, es al mismo tiempo iglesia santa, pueblo sacerdotal, Pueblo de Dios. Cuerpo de Cristo llamado, además, como Samuel, a comunicar las palabras de Dios al mundo.

A reanimarnos en esta tarea, llega Francisco a partir de este lunes, y nos invita a orar el martes desde Santiago, pidiendo Por la Paz y la Justicia en nuestro país y en el mundo. El miércoles, desde Temuco, celebrará la misa Por el Progreso de los Pueblos. Y el jueves, en Iquique, se despedirá del país, dejándonos al cuidado de Nuestra Señora del Carmen, Madre y Reina de Chile[1]. Tres misas cuyos componentes textuales están en los misales que usamos habitualmente, y que no siempre aprovechamos. En los otros días de la semana, seguimos contemplando la tarea evangelizadora de Jesús en Galilea, mientras textos de los libros de Samuel nos llevan al comienzo del reinado de David.

En el santoral, el miércoles 17 puede recordarse a san Antonio, ermitaño (251-356), padre de la vida monástica. El 19, el calendario jesuita recuerda a numerosos mártires que dieron la vida en territorios cristianos (Escocia, Francia, Eslovaquia, Océano Atlántico), en tiempos de las guerras de religión por la Reforma (siglos XVI y XVII), y en los de la Revolución Francesa (siglo XVIII), y el 20, la piedad popular en nuestro país convoca a celebrar al mártir san Sebastián(+288?), en Yumbel y otros santuarios. El mismo día, la Iglesia celebra también el martirio del papa san Fabián  (+250). Si hay pecado en la Iglesia, el Señor no deja de regalarle santidad.

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Noticias Relacionadas

Podcast sobre Seminarios de Ecología Integral

El Grupo de Ecología Integral de la Red de Centros Sociales de la Conferencia de Provinciales de América Latina y el Caribe (RCS/CPAL), pone a disposición de los interesados los audios en formato de podcast sobre los seminarios realizados durante el 2020.

Padre Hurtado nombrado Patrono de la Facultad de Derecho de U. Finis Terrae

Luego de trabajar intensamente en el proyecto, la Facultad de Derecho de la Universidad Finis Terrae nombró al Padre Hurtado como su Patrono. Esto significa en términos prácticos, que tanto para profesores como para alumnos, San Alberto es un modelo de santidad que quisieran imitar como juristas. Recordemos que el Padre Hurtado era de profesión, abogado.