La Compañía de Jesús en Chile comparte con la Iglesia diocesana y familiares del padre Mariano Puga la tristeza por su partida, así como la esperanza y alegría pascual por su encuentro con Jesucristo resucitado.

El padre Mariano ejerció su sacerdocio desde las periferias existenciales hasta el final de sus días. Fue sacerdote desde y con los olvidados, los enfermos, los perseguidos, los encarcelados, los más pobres de los pobres, tal como lo exige el Evangelio.

El vacío que nos deja su Pascua es equivalente al compromiso que siempre nos seguirá exigiendo con su trabajo y ejemplo: el de un luchador por la vida, la justicia y la verdad, que nunca cerró los ojos a los dolores de nuestro pueblo.

Oramos por su descanso y celebremos la plenitud de su vida y de su sacerdocio.

 

Gabriel Roblero, SJ

Provincial de la Compañía de Jesús en Chile

 

*La Iglesia de Santiago informará los detalles sobre sus funerales en su sitio web www.iglesiadesantiago.cl

Compartir noticia